Plan de Acción ante el COVID-19

La emergencia sanitaria por el COVID-19, nos llevó a modificar la manera en la que normalmente se conducen las actividades realizadas al interior de nuestros órganos... Para ello se construyó este plan que nos permitió continuar el acceso a la justicia, y gradualmente ofrecer alternativas para las y los justiciables.

Plan de Contingencia ante el COVID-19

La función primordial del Poder Judicial es impartir justicia a las personas, dirimiendo las controversias a las que se enfrentan cotidianamente. Nuestro deber es brindarles certeza y seguridad jurídica a todas ellas. Todo esto lo logramos a través de nuestros órganos jurisdiccionales, juzgados, tribunales, salas colegiadas y con el apoyo de áreas no jurisdiccionales y administrativas, que deben conducirse siempre en apego a las leyes y en estricto apego a los más altos valores humanos.

Hemos trabajado en la implementación de un nuevo modelo de justicia que permita ofrecer a la ciudadanía el acceso a una justicia pronta y expedita, para que las personas puedan gozar a plenitud de todas las prerrogativas que le reconocen los tratados internacionales y la propia Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, sin embargo la sociedad es dinámica y hoy requiere de la Justicia que sea también profesional, medible, innovadora, transparente y abierta.

La emergencia sanitaria por el COVID-19, nos llevó a modificar la manera en la que normalmente se conducen las actividades realizadas al interior de nuestros órganos, toda vez que debimos cerrar las instalaciones y suspender temporalmente los términos y plazos que la ley establece para el desarrollo de los procesos jurisdiccionales, con el propósito de evitar las aglomeraciones y reducir las posibilidades de contagio de esta enfermedad, es decir priorizando la protección del derecho a la salud.

Para ello se construyó este plan que nos permitió continuar el acceso a la justicia, y gradualmente ofrecer alternativas para las y los justiciables. Estas medidas a tomar, deben además ayudarnos a construir soluciones que vayan más allá de la presente coyuntura, es por eso que se considera preciso establecer un Plan de Innovación a través de estrategias que satisfagan necesidades manifiestas desde tiempo atrás pero que con la presente contingencia se hacen más palpables.

A su vez nos permite trazar una ruta paulatina de implementación de una justicia innovadora con lo cual se restablezcan los servicios de impartición de justicia durante la pandemia y en el periodo transitorio de reactivación económica y social, de forma que al levantarse la emergencia sanitaria tendremos un Poder Judicial con mayor fortaleza para cumplir nuestra responsabilidad a través de diversos medios y herramientas.

Esta emergencia sanitaria nos ha recordado la importancia de buscar la celeridad a los procesos de manera segura, confiable y oportuna, y aprovechando los beneficios que nos aporta la tecnología que tenemos a nuestro alcance hoy en día; esto sin duda inevitablemente debe derivar en la adopción de una administración de justicia digital, de tal forma que el uso de las herramientas tecnológicas como lo son el uso de la firma electrónica, el expediente digital, las notificaciones por correo electrónico, la diligenciación de exhortos, el desahogo de audiencias telemáticas, y finalmente la realización de juicios en línea, nos permitan ofrecer una justicia más pronta y de mayor calidad.

En este orden de ideas, se plasman en este documento, basados en un diagnóstico realizado al interior de este poder público, seis ejes rectores interconectados que establecen diversas estrategias, objetivos y líneas de acción orientadas a establecer nuestro actuar con una visión distinta. Nos dirigimos hacia la modernización integral del sistema de justicia en nuestro estado, en ese sentido debemos fortalecernos como institución y tenemos el compromiso de que prevalezca la credibilidad, la solidaridad y la evolución en nuestro quehacer; las y los ciudadanos merecen contar con juzgadoras y juzgadores honestos que resuelvan en el menor tiempo posible los conflictos que los aquejan.

El modelo de justicia que implementamos implica la participación permanente de la sociedad. Es por ello que en este plan los profesionales del derecho han jugado un papel fundamental, pues el diálogo ha sido la constante antes y durante la suspensión de plazos, y en particular en la planeación de la apertura a todas las actuaciones judiciales.

El Poder Judicial del Estado debe prepararse para la apertura paulatina de la totalidad de los órganos que lo integran, sin embargo es el momento de trazar una ruta de innovación en el acceso a la justicia que a partir de lo hecho en el periodo de contingencia privilegie en adelante la atención digital y a distancia.

En nuestras manos se encuentran las más grandes apreciaciones de las personas como lo son su libertad, su patrimonio y su familia y no debemos demorar las resoluciones que determinen la situación de las personas en relación a éstas.

Por estas razones es importante contar con un documento de planeación pues no hay que olvidar que un barco sin elementos de guía como la brújula y los mapas no podrá llegar a su destino.

MAGISTRADO MIGUEL FELIPE MERY AYUP

Presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura del Estado de Coahuila de Zaragoza

Descargar

26 mayo 2020

Tweet
Compartir